Imprimir
Categoría: Mensajes anteriores
Visto: 256

 

Santiago 1:2-8Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,

sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

 

              Sin duda alguna aprender a regocijarnos en medio de las dificultades, es una lección que tarde o temprano deberemos aprender, pues hasta ahora entrar en el terreno  de la prueba es algo que de una manera  muy especial tratamos de evitar, y si de alguna forma lo aceptamos esperamos que sea lo  mas breve… sin saber que en la escuela de la Fe lo fundamental, es que la prueba cumpla en su totalidad con el objetivo de descubrir la calidad de Fe que poseemos.  Llegando a ser perfectos y cabales hallando necesario  que diversas pruebas nos descubran en nuestra realidad.

            Y desde allí clamar por la sabiduría que  en realidad solo se descubre a través de las diversas pruebas. Las que descubren nuestra necesidad no de salir rápidamente de ellas, sino de acudir a esta preciosa promesa que aquí se ofrece con tanta generosidad y abundancia,  sobre la base de una fe PROBADA…. Aquí no cabe la duda…  Y si aun persistiera hace ineficaz la promesa.

        Entonces podemos decir que las pruebas descubren el camino a la fe…. O la profunda incredulidad y el doble ánimo  que no nos deja  tomar La Abundancia Divina. Lo hermoso del consejo de la Palabra de Dios,  es que si estamos faltos de sabiduría podemos pedirla al Señor, y no hay tiempo de dudar. Este camino es sin alternativa; debemos dar el paso que nos hará crecer o que descubrirá que no somos ni mas ni menos que unos presumidos con respecto a la Fe, y que lo que en realidad necesitamos no es otra cosa,  sino que el autor y consumador de la Fe entre en nuestro corazón, para poder adentrarnos en la prueba con un corazón triunfante, sabiendo que ella dejara un remanente maravilloso y lleno de fruto en la vida del Creyente.

 

Extracto de el Mensaje   ”Las Pruebas”

Pr. Jorge Astorga Vera